Cocina de doña
María Nidia

María Nidia Rodríguez Gutiérrez vive en la vereda Alto del Naranjo, corregimiento Agroturístico del municipio de Manizales. Entrar a su cocina es entender cómo funciona una comunidad de vecinos. Su casa está en medio de cafetales en el caserío Casalata de Manizales, un lugar en el que las fincas son pequeñas y las casas cercanas, por lo que es común ver los vecinos intercambiando alimentos, una economía del trueque heredada de las ancestros indígenas.
La cocina de doña María Nidia tiene un fogón grande, rústico, las ollas se posan sobre una láminas de acero, largas y gruesas que se denominan coloquialmente “zunchos”, que no son más que láminas de soporte del sistema de amortiguación de los populares Jeep Willis, que hacen parte, también, de este paisaje cultural cafetero.
Para esta ocasión María Nidia decidió preparar un sancocho de “brincho”o carne de res. El plato tendrá además, choclo, papas y plátano. “Mi mamá desde muy pequeña me enseñó a cocinar. Desde los 12 años revolábamos en la cocina como culebra en quema”.
Hoy sigue revolando constantemente entre el fogón y la cocina. Llegan los recolectores que son su esposo, cuñado e hijos. El sancocho hierve listo para servir.

botonNidiaIMG

Galeria

Cocina de doña
María Nidia

Cocina de doña María Nidia

María Nidia Rodríguez Gutiérrez vive en la vereda Alto del Naranjo, corregimiento Agroturístico del municipio de Manizales. Entrar a su cocina es entender cómo funciona una comunidad de vecinos. Su casa está en medio de cafetales en el caserío Casalata de Manizales, un lugar en el que las fincas son pequeñas y las casas cercanas, por lo que es común ver los vecinos intercambiando alimentos, una economía del trueque heredada de las ancestros indígenas.
La cocina de doña María Nidia tiene un fogón grande, rústico, las ollas se posan sobre una láminas de acero, largas y gruesas que se denominan coloquialmente “zunchos”, que no son más que láminas de soporte del sistema de amortiguación de los populares Jeep Willis, que hacen parte, también, de este paisaje cultural cafetero.
Para esta ocasión María Nidia decidió preparar un sancocho de “brincho”o carne de res. El plato tendrá además, choclo, papas y plátano. “Mi mamá desde muy pequeña me enseñó a cocinar. Desde los 12 años revolábamos en la cocina como culebra en quema”.
Hoy sigue revolando constantemente entre el fogón y la cocina. Llegan los recolectores que son su esposo, cuñado e hijos. El sancocho hierve listo para servir.

botonNidiaIMG

Galeria